A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / España invertebrada / ¿De qué nos sorprendemos?

¿De qué nos sorprendemos?

La noticia recientemente aparecida en la mayor parte de la prensa, en referencia al programa de la televisión autonómica vasca, etb, en el que se denigraba a todos los españoles, está provocando un terremoto mediático con daños colaterales como es el caso de la película “El Guardián Invisible”,  ya que una de las protagonistas, Mirem Gaztañaga, participaba en ese concierto denigratorio.

Independientemente de la responsabilidad de los directivos de etb al permitir dicha emisión, hay una responsabilidad política que evidentemente alcanza al Gobierno Vasco, que ha tratado de minimizar la cuestión acogiéndose a que se trata de un programa humorístico.

No voy a entrar más en la cuestión de este programa y sus daños colaterales, ni en desmontar las falacias sobre la libertad de expresión o las que aluden a su contexto humorístico.

Lo importante en todo esto es ir al meollo de la cuestión. ¿ Como hemos llegado a este punto?. ¿Como es posible que continuamente en las Televisiones Autonómicas controladas por los gobiernos nacionalistas del Pais Vasco y Cataluña, no sólo se denigre al resto de los españoles sino que haya un componente de incitación al odio?

La respuesta es muy sencilla y demoledora: Los más de 30 años en que los gobiernos nacionalistas están detentando el poder de la educación de la juventud en esos territorios.

Hay ya casi tres generaciones de estudiantes que se han educado en estos dos territorios en el odio, desprecio y sentimiento de superioridad a todo lo que se relacione con lo español y el concepto de España. Este y no otros es el verdadero poder, ahora y más aún a futuro, de estos nacionalismos excluyentes.

Nacionalismos que se han basado, para estructurar su adoctrinamiento desde la escuela, en unos principios básicos muy sencillos y sobre los que construyen toda su ideología educativa. En el País Vasco, en “la superioridad de una raza” que trata de sobrevivir a la contaminación foránea y perniciosa de una raza inferior como es la española. En Cataluña, sobre una pretendida invasión española que culmina el 11 de Septiembre de 1714 acabando con las “libertades democráticas” del pueblo catalán y con la subyugación de su nación.

No es el cometido de mi artículo desmontar ahora la falacia e inmoralidad de esos principios, pero sí hacer una reflexión de a qué nos está llevando la dejación del Estado al permitir que todo el control de la educación de las nuevas generaciones haya recaído en manos de unos nacionalistas excluyentes y sobre todo antidemócraticos. Porque inculcar sentimientos de odio, exclusión y superioridad está en las antípodas de una sociedad democrática, sana y de progreso.

Así pues, el incidente del programa de etb, no sólo es explicable dentro del contexto en que se mueven la mayoría de las nuevas generaciones adoctrinadas en estos territorios, sino que es “pecata minuta” con respecto a otros programas, debates y reportajes que día a día se emiten en etb, tv3 o las emisoras de radio controladas por los respectivos políticos nacionalistas.

El panorama es complicado y nada sencillo. El Estado tiene la obligación de hacer pedagogía en esos territorios mediante los mecanismos que permite la Ley y el respeto a las Competencias de sus Estatutos de Autonomía, pero no puede haber desaparecido como lo ha hecho hasta ahora. Hay canales y estrategias para hacerlo.Y es necesario desde ya por el bienestar de todos los españoles, por la supervivencia de la Nación española y por la defensa de los valores democráticos y del Estado de Derecho.

Acerca de J. Julián Reyes Soriano

Profesional del área de Marketing y de la Comunicación Publicitaria con una extensa experiencia en puestos de alta dirección de Compañías líderes de ambas disciplinas en nuestro país. Licenciado en Ciencias Químicas especialidad en Ingeniería Industrial (Universidad de Valencia). Major, Marketing (Universidad de Berkeley. Cal.). Major ,Finanzas (Escuela Organización Industrial. Madrid).

2 Comentarios

  1. Miguel González-Quijano

    Estimado Julian.
    Qué razón tienes.
    La dejación de responsabilidades se inició en esa transición que pacata y timorata dió en ceder la competencia de Educación a unas Autonomías capaces de convertir en verdades los más obscenos disparates.
    Mejor maestro que Sabino Arana no pudo tener Himler.
    El instaurar el odio como mecanismo de cohesión de un un pueblo una raza o un RH- ha devengado en la mayor tragedia de España después de la Guerra Civil: ETA.
    Tal como nos indicó Fernando R. Lafuente basta leer PATRIA de Fernando Aramburu para entender la cobardía de TODOS propiciada por sólo unos cuantos.
    No se supo reacccionar y ahora…..tampoco.
    Ante el inane estado sólo los ciudadanos han reaccionado….con el boicot a la película dónde aparece la tal Arantza….eso sí la venganza es plato que se degusta frío y esa señorita lo va a tener muy difícil volver a figurar en ningún reparto…..a mí eso no me consuela.

  2. José Julián Reyes Soriano

    Gracias por tu comentario. Ya sabes lo que pienso de todo esto. Lo de esta inculta señorita, la verdad, es que es sólo una insignificante muestra de todo el montaje que hay detrás. Lo terrible es que en el Pais Vasco se intentó acabar con quienes no formaban parte de la tribu con el tiro en la nuca. En Cataluña, ante la imposibilidad de que el nacionalismo reivindique la tribu por el ADN, pues más del 50% de la población no tiene origen catalán, se hace de manera más sútil pero no por ello menos eficiente: los buenos y los malos catalanes. Desprecio soterrado a los que no son catalanes de pata negra porque son parte de las ordas invasoras aunque se hayan convertido a la fe del independentismo… Y a los catalanes de origen que no lo apoyen, simplemente se les da una muerte civil y se les expulsa de la tribu. Así estamos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *