A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / La rebelión de las masas / El SUPLETORIO o la rara conexión con las pirámides

El SUPLETORIO o la rara conexión con las pirámides

Supletorio, ria. (Del lat. suppletorĭum).

  1. adj. Que suple una falta.
  2. adj. Suplementario
  3. adj. Dicho de un aparato telefónico: Conectado a otro principal.

– Oiga don Crisóforo, ¿usted gasta supletorio?
– Hombre pues sí, la verdad es que sí, pero no por mi gusto, qué va, no señor, que fue por culpa de mi Pilarín que siempre gustó de hablar desde la cama.
– No, si yo no me refiero a eso, si eso ya no se usa, lo que yo le pregunto es si usted gasta ese raro artefacto tal media tableta de chocolate por el que la gente SUPLE su incapacidad de socializar en vivo y en directo.
– Ahora, que por mor de nuestra ínclita alcaldesa uno se ha tenido que hacer fiel seguidor del transporte público ha caído en la cuenta que el personal SUPLE las relaciones y el afecto con ese diabólico aparato.
– ¿Y la admiración?
– También la admiración – sí señor.
-¿Y otro tipo de apetitos e inclinaciones?
– También.
– Quite, quite, que yo ya tengo más de dos mil amigos de esos que dicen admirarme en el “Face Boock”y me siguen como ratas al flautista en el “Twitter”… y para qué le voy a contar a usted mis contactos en “Wassap” …
– Mire don Crisóforo, le voy a contar mis desventuras en el moderno y velocísimo ferrocarril metropolitano que la “gente baja” llama “Metro”.
– Es cosa de entrar en el vagón, siempre con el trasto en la mano, que el personal se pone a hablar, o a tocar el chisme con una fruición digna de mejor empeño, y lo peor es que de vez en cuando suena un raro silbido, como cuando uno veía a alguna señora estupenda, pero no, ahora es sonar la chifla y todo viajero que se precie mira a ver si el agraciado es él.
– Mire caballero, lo que dice mi niña que estudia esa rara ciencia que le dicen psicología, y es que el éxito del artefacto radica en  que suple el enorme bache que el personal tiene entre el tercer y cuarto escalón.
– ¿Pero de qué escalones me habla usted?
– De cuáles va a ser, de los de la Pirámide, señor, de los de la Pirámide de Maslow. 

Y si usted quiere saber más al respecto entre en la bonita y sapientísima “Pirámide”
https://psicologiaymente.net/psicologia/piramide-de-maslow

Comprende ahora mi dilecto amigo aquello del por qué del “Supletorio”

Acerca de Miguel González-Quijano

1951 – Madrid. Licenciado en Ciencias Económicas. Ha desarrollado su carrera profesional en la Consultoría : España, Argentina, Turquía, México. Su interés se centra en todo lo referente a la cultura y especialmente la Historia moderna. Amante de la música clásica, la lectura, la montaña y las motocicletas.

Puedes consultar

La ametralladora y el fusil

Nuestra Clase Política tradicional ha agotado un Modelo de Gestión y la nueva le está …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *